Articulos de opinión

Réquiem por un sueño

Es difícil ser adulto. Sé que ya he hablado de esto en artículos anteriores, pero me reitero: es mortalmente fastidiado darse cuenta de que hemos crecido. Lo primero que me ha demostrado este cambio ha sido cambiar mis desgastadas Converse por zapatos de charol y camisa.

Soy una de los suertudos de nuestro país. No sé ni cómo lo he conseguido, pero después de mandar 1.000 curriculums de halo desesperanzador, me han contratado.

El trabajo es, cómo definirlo, remunerado. Es un empleo que no se corresponde en nada a mis estudios, esos que me han costado sudores y lágrimas durante más de 6 años. Cuando me lo dieron pensé: ¡Dinerillo para el bolsillo! y así es. Sin embargo, luego pienso en lo que este trabajo supone y a veces me entra una rabia interior…

En este momento, el mayor problema al que se enfrentan los jóvenes con formación es tener un trabajo con contrato basura, sin estabilidad laboral ni prestaciones sociales. Con el aumento del paro de larga duración nosotros, los jóvenes,  corremos el peligro de convertirnos en un futuro de adultos sin posibilidades de trabajar. Y yo me pregunto, ¿debemos los jóvenes españoles conformarnos con la mierda de empleos que nos ofrecen o seguir soñando?

Tengamos la formación que tengamos, siempre tenemos una vocación. Para eso nos educan. Desde que tenemos 3 años, nuestros familiares y amigos de nuestros abuelos, nos preguntan la típica frase: ¿Y tú? ¿Qué quieres ser de mayor? Y contestamos lo primero que se nos pasa por la cabeza, partiendo desde empleos comunes como peluquera hasta el estrellado astronauta. Pero, ¿para qué tanta decisión? Nos pasamos la mitad de la vida decidiendo nuestro futuro. Si preferimos como asignatura optativa plástica o música, si queremos el bachiller de ciencias o letras, si queremos hacer derecho o medicina, para al final, cuando el sacacuartos del gobierno (y con esto me refiero a cualquier partido político) nos haya fundido el monedero en tasas estudiantiles, nos diga que no hay empleo y que nos “apañemos con lo que hay”.

Menuda frustración. Porque frustrada es como me siento y creo que hablo en nombre de muchos jóvenes que alzan sus voces indignadas, cada vez más, desde el extranjero. Desde el primer día que empecé en mi nuevo trabajo, descubrí que no me gustaba, pero que me iba a esforzar por lo que “suponía”: libertad. Nada más lejos de la realidad. Me he convertido en la esclava de un trabajo que en los últimos meses me ha reportado menos de mil euros. ¿Solución? Añadir a mis 50 horas laborales por semana, trabajos alternativos en mi tiempo libre. Ya no vivo, “sobrevivo”.

La sociedad nos presiona en el aspecto laboral de muchas maneras y son pocos los que realmente comprenden nuestra situación. Rebajarnos a lo que nos ofrece nuestro país, para muchos, no es suficiente. Tanto los titulados como los que no, nos merecemos un contrato legal, sin horas extra no remuneradas y sin contratos de negrero bajo el pseudónimo de “prácticas”. Nadie debería cargar en sus hombros el peso de un país en ruina, y conformarse con lo que ofrece la tierra. Sin embargo, escapar no es siempre fácil. En primer lugar, se nos presenta el problema del idioma. En segundo lugar, el tener que adaptarnos a una cultura foránea. Y por último, estar lejos de nuestros seres queridos.

Quiero transmitir mi apoyo a toda esa fuga de cerebros que ha dejado su vida, por arriesgarse por un sueño. No es algo fácil o que se haga a la ligera. Ánimo a todos aquellos que están fuera de nuestras fronteras, paciencia para adaptaros a vuestra nueva “casa” y esperemos que la situación se resuelva pronto.

Por último, un pensamiento. No importa en qué situación nos encontremos: parados, acabando los estudios o con un trabajo poco estimulante. No le cantéis un “Requiem” a vuestros deseos y los metáis en una botella sin destino. Que vuestro punto de inflexión se convierta en la carrera hacia la felicidad y el éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s